jueves, diciembre 28, 2006

LOS USUARIOS DE LA WEB 2.0

Antonio San José es uno de los periodistas a quien más admiro, presenta y dirige el programa 'Cara a Cara' en CNN+ y durante el 2006 ha escrito artículos de opinión en elplural.com. De su primer contacto con la Web 2.0 y de la respuesta de los usuarios ha llegado a las siguientes conclusiones, con las que coincido plenamente:

En primer lugar están los lectores que animan al periodista y se solidarizan con sus análisis de forma, a veces, hasta entusiasta. Estos son como para invitarles a unas cañas. Suben la moral y, además, reafirman nuestros propios puntos de vista: ¡Benditos sean!

En segundo lugar se encuentran aquellos que discrepan de las opiniones expresadas, pero lo hacen de manera respetuosa y educada, gente con clase que manifiesta su oposición a determinadas tesis escritas por el periodista sin insultar ni atacar al profesional. Estos también son para invitarles a unas cervezas porque con sus críticas sin acritud nos hacen ver, en determinadas ocasiones, otros ángulos de la actualidad con los que luego podemos estar o no de acuerdo.

Y por último están aquellos, generalmente anónimos, que más que escribir vomitan directamente su bilis sobre el ordenador. Personajes sin la más mínima educación, faltones baratos cuyos insultos podrían agruparse en una antología de la caspa. La verdad es que cada cual se muestra como es y los que recurren a la escatología y a las descalificaciones de grueso calibre definen su condición, su catadura moral y la baja estofa a la que pertenecen. A estos, como se pueden imaginar, no se les invita a nada; se les ignora olímpicamente mientras se lamenta que ensucien la Red y lo dejen todo perdido con sus descomposiciones por escrito.

A los dos primeros grupos de lectores, mi más sincera felicitación y mis deseos profundos de felicidad para estas fiestas. A los otros, a los “hooligans de arrabal”, que el nuevo año les sirva para moderar sus espíritus y serenar sus lenguas, solicitando encarecidamente que si vomitan, lo hagan, por favor, para otro lado.